Cúspides Venezuela ( Montañismo y Fotografía) ANDINISTAS.
 

EXPEDICIÓN CINCO ÁGUILAS BLANCAS, INVIERNO 2009, VENEZUELA.

Por: Jorge Brozoski F.

Germán Rojas – Jorge Brozoski

PARTE I
De los Nevados al Toro

 

“Este es el origen fabuloso de la Sierra Nevada de Mérida. Las cinco Aguilas Blancas de la tradición indígena son los cinco elevados riscos siempre cubiertos de nieve. Las grandes y tempestuosas nevadas son el furioso despertar de las águilas; y el silbido del viento en esos días de páramo es el remedo del canto triste y monótono de Caribay, el mito hermoso de los Andes de Venezuela”

Don Tulio Febres Cordero

EL SUEÑO

Todo empezó hace algunos años, cuando escuchábamos historias de algunos escaladores que relataban su proeza de haber encadenado en una sola expedición los picos más altos de la Sierra Nevada de Mérida que conformaban el mito de las cinco Aguilas Blancas de Don Tulio Febres Cordero, el León, Toro, Bolívar, Concha y La Corona, por nuestra parte, ya habíamos escalado alguno que otro e incluso encadenado dos de ellos a la vez, pero el desafío de hacer los cinco de una sentada era otra cosa, para aquel entonces quienes lo habían logrado lo hicieron en la época de verano y con la valiosa ayuda del teleférico, después de revisar cientos de apuntes, relatos, guías y bitácoras de otros montañeros, nos dimos cuenta que sí era factible, se podía hacer, así que asumimos el reto,  pero la preparación física y la logística tendría que ser como nunca lo habríamos hecho en ningún otro viaje, aunado a todo eso, elegimos una época poco convencional, el invierno, y en estilo alpino, sin utilizar el teleférico, eso le daba aún más dificultad al proyecto y disminuía considerablemente las posibilidades del éxito total.
German Rojas y Jorge Brozoski

LOS PREPARATIVOS

Cada mañana entrenábamos, tanto en el asfalto que rodeaba nuestras casas como en las montañas vecinas, tuvimos que hacerlo independiente el uno del otro, ya que nuestros hogares estaban separados 300 Km. y no era fácil vernos para entrenar, también tuvimos que adquirir mucho equipo nuevo, mejor y más ligero, así como técnico, para poder acometer las empinadas paredes de roca y hielo que nos tenía preparado el invierno para nosotros, cuerda dry, piolets técnicos y ropa impermeable fueron sólo algunos de la larga lista.

Se vislumbraba la ansiada partida, me dirijo rumbo a Barquisimeto para encontrarme primero con Germán y repartir toda la carga entre los dos morrales: 53 Kg. en total, seleccionamos cuidadosamente cada ítem a llevar, la comida, la ropa, la cocina, los equipos, pensamos en todo, alguna elección errada podía costarnos el viaje, una vez armados los morrales partimos a la Ciudad de los Caballeros, Mérida, meca del montañismo en Venezuela y nuestro hogar adoptivo.

 
ANTERIOR
1-2-3-4-5

 

 
CONTACTO
Montañismo de Venezuela y el Mundo.
Se Reserva el derecho de autor Copyright © por Cúspides Venezuela 2008.