Cúspides Venezuela ( Montañismo y Fotografía) ANDINISTAS
 

Escalo con el corazón: entrevista a Steve House

 

Es uno de los montañistas más relevantes del mundo en este momento. Ha subido en solitario el K7 y junto con Vince Anderson, la cara del Rupal del Nanga Parbat, la pared más alta del mundo. Siempre en estilo alpino. Esta es una entrevista a Steve House por Sergio Ramírez

Estilo alpino, ligero, limpio, aperturando y casi siempre en solitario. Sin lugar a dudas el nombre de este montañista norteamericano vendrá a la mente de mucha gente, más aún sabiendo que en el 2005 realizó una nueva vía, junto a Marko Prezelj en el extremo Cayesh.

Con un curriculum montañero impresionante, Steve House (EUA, 1970) es, además, guía de montaña certificado por la UIAGM y deportista incansable. Ha sido calificado por el mismo Reinhold Messner como “el mejor escalador de grandes alturas que hay.”

 

Discípulo del desaparecido Alex Lowe, House inicia su carrera en su país natal. Su historial es amplio, variado y extremo. Se pueden citar algunas de sus rutas más importantes, como la apertura del pilar central en la cara Rupal del Nanga Parbat, junto a Vince Anderson (uno de sus habituales compañeros de escalada) en estilo alpino puro. Esta pared tiene 4100 metros, M5 X, 5.9, WI4.

Steve House en la cumbre del Nanga Parbat después de haber abierto una nueva ruta en estilo alpino.

Subió el K7 por su cara suroeste también en estilo alpino. La montaña fue escalada por primera vez por una expedición japonesa que prácticamente “cosió” la pared con anclajes y cuerdas fijas, con mucho tiempo invertido en el ascenso: parecieron dejar en claro que sería imposible hacerla en estilo alpino. House lo hizo en muy pocos días, con menos de cinco kilos de material, comida y completamente solo. Así demostraba que el estilo pesado era, en el K7, sólo una opción.

Aunque llegó a recibir el Piolet de Oro, también fue un agudo crítico de este premio, cuando el premio se otorgaba a las expediciones pesadas y clásicas que no porponían nada nuevo. Su labor ha demostrado que la creatividad en la montaña aún es posible.

Su siguiente proyecto de gran envergadura es la cara oeste del K2 y por si esto fuera poco, aún tiene en mente volver a Perú y posiblemente escalar en la cordillera de Huayhuash. Realiza además pruebas de calidad para la marca Patagonia. Tras recuperarse de un grave accidente, Steve House, nos ha concedido una entrevista exclusiva mientras prepara para su expedición al K2 y nos ofrece su apreciación personal de la "reglamentación" en la Cordillera Blanca.


¿Cuál ha sido la experiencia más difícil que has tenido escalando, tanto técnica como emocionalmente?

Técnicamente, los momentos más difíciles llegan cuando intento alcanzar un nivel más alto de mi propia escalada y me encuentro construyendo esto. Una vez que lo consigo, los nuevos retos se hacen más fáciles. En lo emocional, la experiencia más gratificante que tuve fue mi escalada solitaria al K7 en el 2004. Trabajé muy duro para alcanzar la cumbre pero, más que eso, evolucioné como escalador en cada intento. Me tomó siete intentos a lo largo de dos veranos conquistar esa montaña.

Existe mucho riesgo y compromiso en la práctica del alpinismo de alto nivel, el que tú practicas por cierto. ¿Cómo ve tu familia este estilo de vida?

El amor es aceptación y sé que mi familia me ama, entonces aceptan lo que hago y las consecuencias que conlleva esta actividad. Ellos saben que yo escalo con el corazón, y sin escalar jamás sería yo mismo.

¿Conoces el miedo y el vértigo? ¿Cómo los superas?

El miedo es una de las muchas ventanas a través de las cuales podemos conocernos a nosotros mismos. Todos necesitamos sentir miedo, al igual que necesitamos sentir amor, alegría, dolor y sufrimiento, así podremos conocer nuestro ser al completo.

Todo alpinista ha tenido que volver atrás sin llegar a la cima. ¿Te arrepientes de haber hecho esto alguna vez o piensas que la seguridad es lo primero?

Yo escalo por el proceso que implica mejorar como escalador, no por la cumbre. Si llego a la cumbre significa que podría haber continuado más allá. Pero no creo que podría continuar infinitamente.

¿Tienes un límite en las montañas?

Todos tenemos límites. Las montañas son muy estrictas al respecto. Casi siempre sé mis límites muy bien y ésta es una de las razones por las que he sobrevivido hasta ahora.

¿Piensas que un escalador deja de serlo cuando se convierte en un guía de montaña?

Yo soy guía de montaña UIAGM y pienso que esto me ha hecho ser un mejor escalador. Soy muy paciente y esto lo he aprendido con mis clientes. También sé desenvolverme bien en situaciones de emergencia. Todo esto lo aprendí en mi curso de guía de montaña.

¿Como ves el futuro de la escalada de alta dificultad en los Andes peruanos?

El calentamiento global ha sido muy cruel con los Andes y esto hace que sea más difícil tener buenas condiciones para afrontar algunas montañas.

¿Cómo definirías en una palabra tu pasión por las grandes altitudes y la dificultad?

Proceso.

Sabemos de tu silencio sobre nuevos proyectos, pero ¿será en los Andes, Alpes, Himalaya?

Espero hacer mientras pueda, la cara oeste del K2 y la cara oeste del Makalu. Ambas escaladas son los grandes retos para mi generación.

Estoy rondando los 40 este año y tengo ya muchos años escalado. Espero poder seguir haciéndolo por lo menos hasta los 100 años.

¿Conociste o escalaste con Alex Lowe?

Escalé muchas veces con Alex. Fue uno de mis mentores más importantes y fuertes ya que gracias a él pude demostrar un alto nivel de escalada en 1996. Alex estuvo adelantado unos 10 años a su tiempo. Hacía vías de escalada que ahora se gradúan en M9 y con el equipo de montaña actual, que apenas se estaba fabricando. Fue un atleta fantástico y sigue siendo profundamente extrañado por la comunidad montañera.

¿Crees que estás contribuyendo en algo a la generación actual de alpinistas?

No estoy en condiciones de juzgar eso. La historia se escribirá mucho después de que yo me haya ido y entonces se podrán apreciar las influencias que dejamos en los escaladores de este tiempo. Estoy rondando los 40 este año y tengo ya muchos años escalado. Espero poder seguir haciéndolo por lo menos hasta los 100 años.

Sé que realmente me quedan unos 10 años más para plantearme grandes proyectos como el K2 o Makalu por sus caras oeste.

Cómo ves la evolución del material de montaña, ¿te sientes parte de ello?

Creo que estoy contribuyendo en que alguna ropa y equipo se vuelvan más simples y ligeros, ya que un escalador necesita una reducción de peso en su material a fin de poder escalar más rápido y seguro durante diferentes situaciones en la montaña.

2005 fue un gran año para Steve House: nueva ruta en la cara norte del Cayesh en Perú y la cara Rupal de Naga Parbat. ¿Tienes nuevos planes para el regreso a la cordillera Blanca o Huayhuash?

Por ahora no tengo planes de regresar a Perú. Había estado centrado en intentar K2 este verano antes de mi accidente (ver en mi blog  www.stevehouse.net para la una descripción del accidente). Eso sí, después de un exitoso viaje por primera vez en la Blanca, me gustaría volver a Huayhuash.

Existe una regulación en el Parque Nacional Huascarán, donde uno de sus artículos “obliga” a todos los escaladores a contratar guías y agencias de viaje para ir a la montaña. ¿Qué opinión tienes al respecto?

No tengo todo el conocimiento acerca de esta regulación, sin embargo, me parece que este tipo de actitudes no hacen más que matar la innovación deportiva en las montañas. La lógica es muy sencilla: si vienen montañistas de alto nivel a realizar aperturas o innovaciones a las montañas de Perú, muchos montañistas de nivel intermedio vendrán y experimentarán ascensiones en las impresionantes montañas de la Cordillera Blanca. En mi opinión, esta norma debería animar a los escaladores a innovar, explorar y encontrar nuevas aventuras. Esto hará que el turismo de montaña en Perú aumente de una manera sostenible y ecológica


Entrevista: Sergio Ramírez Carrascal
nuestramontana.com

 
Montañismo de Venezuela y el Mundo.
Se Reserva el derecho de autor Copyright © por Cúspides Venezuela 2008.