Cúspides Venezuela ( Montañismo y Fotografía) ANDINISTAS.
 

EXCURSIÓN AL RORAIMA (TEPUY ROROIMA)

 

“ Entre los más remotos rincones de Venezuela el Tepuy Roraima se alza con imponencia, exhibiendo los misterios y contrastes naturales que solo a él le pertenecen.”

“ El Tepuy de Tepuyes, quien  goza de la grandeza de la sabana, se levanta entre cielos y valles coronado por ríos y cascadas  que de él nacen; la brisa y las nubes peinan su cumbre al atardecer buscando ocultar a los ojos exteriores los enigmas de la gran muralla."

German Rojas

Gran muralla del Tepuy Roraima

El Roraima es el más alto de los tepuyes Venezolanos, con 2800 msnm y con una antiguedad de 3000 millones de años. Está ubicado en la región de la Gran Sabana, en la parte oriental del PN Canaima. Es visitado por cientos de excursionistas al año de todo el mundo, especialmente por sus formaciones de rocas y por su peculiar selección natural.

Relato personal:

Roraima: Que bueno que estás lejos, escondido de la civilización, así te conservas en el tiempo y el olvido del mundo  entre los recuerdos de  la tierra madre.

Salto Kama

Días de aproximación y pre a la excursión al Roraima. La excursión al Tepuy Roraima se da inicio el día 21 de agosto. Desde la Ciudad de Caracas  el equipo de Cúspides Venezuela ( German Rojas,  Jorge Brozoski, junto a Rony Alvarado y Jeam Bernard el Francés ), dan inicio a lo que fuera el largo viaje por carretera a la Gran Sabana rumbo al Roraima, en el estado Bolívar Venezuela

La aproximación a la Gran Sabana es de  un aproximado de  1300 kilómetros, cruzando el estado Anzoátegui  completamente y un largo tramo  al sur – este del estado Bolívar, el  viaje se realizó  en un día y medio   aproximado hasta  la Gran Sabana. Al llegar de noche se armó el primer campamento  en el famoso salto Kamá, descansando del largo  viaje y disfrutando del gran paisaje.

Para el día  sábado  23, se llega al destino esperado, punto de partida a las excursiones del Tepuy Roraima y del gran Kukenan, San Francisco de Yuruaní. Este lugar es una comunidad  indígena, “Los  Pemones”, y que se encuentra a orilla de carretera siendo tocada en poco porcentaje por la civilización. Los pemones  son los indígenas que se encuentran en toda la Gran Sabana, ellos son  quienes han permanecido durante siglos  en estas tierras y velado  por el cuidado y protección de la extensa  sabana y sus Tepuyes.

Luego de sentir el cálido ambiente  del lugar y de la población, de forma inmediata se busca el pemón quien sería el guía para la excursión al Roraima, ya que es día sábado y un aproximado del  sesenta por ciento de los pemónes son  adventistas (no trabajan los sábados), y por esta razón  antes de que se vallan a su iglesia se contratan los servicios como guia al Roraima para  el día lunes con el Pemón  Vacilio (Timby). Se tenía el resto del sábado y del domingo para disfrutar  y conocer de la Gran Sabana  así como  terminar de completar toda la comida que se llevaría a la excursión.

Se conoció la famosa y espectacular quebrada de Jaspe, al Pueblo de Santa Elena de Uairén y se cruzó  a tan solo 20 minutos a la Línea,  frontera con Brasil, Pacaraima.

Comunidad Indigena San Francisco de Yuruaní.
Quebrada Jaspe.

Inicio de la Excursión al Roraima

 

Día lunes 25: El grupo estaba conformado por tres parejas de turistas de la ciudad de Caracas, un francés y  tres montañistas (Cúspides Venezuela).

Comunidad Indigena Paraitepuy.
Se parte desde  San francisco de Yuruaní  en rústicos  a la comunidad  Paraitepuy a tan solo 45 minutos. En esta comunidad mucho más virgen se encuentra un punto de inparques en donde el grupo conformado por 10 personas sin contar a los pemones (guía, dos porteadores), se registran para dar inicio al trekking  rumbo a los campamentos de aproximación al tepuy Roraima. El camino se va abriendo por medio de pequeñas cimas, entre quebradas y ríos dibujando un paisaje hermoso,  con un clima cálido, fresco y hasta húmedo.
 
Rumbo al Tepuy Roraima.

A tan solo 40 minutos de  trekking se logra ver las razones de estar ahí, los tepuyes muestran su imponencia ante una sabana aplastante, entre las grandes murallas al fondo El Roraima y el Kukenan al este, el Yuruani y el Tramen al nor – este. Luego de varias horas de camino por la sabana se cruza el campamento  ỏ Tek junto al río que lleva su nombre, y a tan solo 20 minutos se cruza el río Kukenan con un mayor caudal que junto al peso de los morrales fue una odisea cruzarlo, junto a él  se  encuentra el campamento Kukenan, lugar destinado para acampar el primer día. Es importante destacar que la aproximación  al Roraima se siente lenta.

El día Martes  nuevamente se da inicio al trekking, ya para este día el Kukenan va quedando poco a poco a un costado y el Roraima  se levanta  ante  nosotros, cuándo serpenteamos por caminos mucho más empinados y húmedos hasta llegar al campamento base,  ultimo lugar ante  de hacer cumbre en un rango de 4 horas de ascenso.

 
Río Kukenan a los Píes del Roraima.
Campamento Tek.

El grupo  iba respondiendo de forma positiva y fuerte, por lo cual no  se quería perder esas condiciones y se toma la decisión de acampar en campo base para alimentarse muy bien y mantener el equilibrio de las energías del grupo.

El día miércoles, día de la cumbre al Roraima. Luego de un buen desayuno muy temprano se parte al ataque de la gran pared del Tepuy. El ascenso es mucho más exigente, el camino es empinado y por  ésta época de invierno es un poco resbaladizo. Se pasan por muchas quebradas,  manantiales y el camino hasta aproximadamente los 2600 msnm está envuelto por una gran vegetación (selva húmeda), y superior a ella cambia a ser parecida a la de   sub páramo y muy rocoso. Ya  en esta altura el camino  cruza el llamado "Paso de las lágrimas", que no es más que  una pequeña cascada que sale desde la cima del tepuy y el paso se convierte en  una lluvia fría  que hace cubrirte casi por completo. Los pemones piden que al pasar por esta cascada no se debe gritar ni hablar, para evitar que el salto de agua crezca mucho más y pueda ser peligroso cruzarla.
Paso de las Lágrimas.

Cumbre Personal

No es solo mirar, es sentir...

A tan  minutos estás en la cima, has llegado a la cima más grande del mundo. De   forma inmediata me  doy cuenta que estoy en otro lugar enigmático, me siento diminuto todo un intruso en ese majestuoso lugar. Como montañista considero que  en las cumbres nunca hay más nada que vació es simplemente un reto, pasión;  pero en el Roraima hay más que mil palabras y sentimientos inexplicables. Al llegar no quieres ocultarte mucho entre las tentadoras  formaciones de rocas, solo bajé mi bolso de mi espalda, respire un poco contemplando lo que mis ojos veían. Al poco tiempo mi colega Jorge Brozoski nuevamente disfruta la cumbre junto a el Pemón José (porteador), y poco a poco cada unos del grupo fue  llegando dentro de un paisaje que se iba transformando espesamente y desatando una lluvia muy fría que nos obliga a refugiarnos debajo de repisas formadas por grandes rocas. Era como una bienvenida no tan amena por parte del Tepuy.

 

Luego de reunirnos todos en la cumbre los pemones nos llevaron a los campamentos o refugios llamados hoteles.

El campamento se monta en los llamados “hoteles”, que son como refugios  formados por inmensas formaciones de rocas erosionadas por siglos y que nos aíslan  de la lluvia, el sol y el frió. Existen muchos hoteles  donde varios grupos que estén en la cumbre pueden acampar sin conflictos. Nuestro hotel era el llamado “Vacilio” nombre que se debe a un pemón hace años. Al llegar se armó el campamento, se preparó alimento y se descanso un poco. Antes de dormir todos contemplamos el ocaso del sol por el horizonte de la sabana.

El día jueves  gracias al buen clima, se dispone el grupo junto al Pemón Vacilio, a excursionar los atractivos sorprendentes de la cima, entre esos son el punto triple (punto cartográfico de Brasil, Venezuela y Guyana),  el Foso, y el llamado valle de los cristales. La cumbre del Roraima tiene 200 kilómetros de superficie, y para llegar a  esos lugares  es una caminata de 4 horas y más.

Refujios "Hoteles".

 

Cavernas en el Foso.
La ruta es el propio safari fotográfico, la cámara debe tener gran almacenamiento  de memoria y suficiente carga en las pilas. Se cruzan formaciones no comunes de rocas que por millones de años se han erosionado, y cada quien con su imaginación logra ver figuras y siluetas expuestas. Como platillos, túneles, cuevas, el famoso maveric, anfiteatros, laberintos y un centenar de formaciones rocosas. La flora  y la fauna han  evolucionado debido a la selección natural, plantas “carnívoras” como la Heliamphora Nutans, la fauna  entre el coatí mucho más pequeño, la rana ciega, y gran diversidad de aves y especies únicas en el mundo.
Punto Triple.

Finalmente al llegar al foso que fue formado por una colisión del techo de una cueva,  quedó  un gran hueco en donde  cae una quebrada y llena un pozo enorme  entre cavernas, color anaranjado debido a los minerales de las rocas. A tan solo 15 minutos se encuentra el punto triple y en otros 15 minutos más el valle de los cristales, llamado así por la formación en un valle de miles de cristales de cuarzo incrustados en las rocas y otros sueltos. Este  valle ha ido disminuyendo por visitantes turistas  que han ido tomando de forma irresponsable los cuarzos.

A tan solo minutos el clima comienza a cambiar,  el Pemón Vacilio sabe que lo que viene es un fuerte invierno. El  campamento se encuentra a 4 horas aproximadamente, de forma inmediata comienza a llover tan fuerte que en menos de 5 minutos todo está inundado, de repente se han formado cascadas por todos lados, y las quebradas pequeñas se transformaron en grandes ríos.

El mal tiempo hace que la neblina opaque el camino,  y es en estos momentos donde la sabiduría de los pemones se pone a valer, es muy fácil perderse, estaba oscuro, la temperatura estaba muy baja y con todos los zapatos completamente  mojados. Algo importante para hacer referencia  es que Vacilio podía guiar sin linterna, completamente a oscuras él podía tomar la ruta de regreso. En un  par de horas ya estábamos en el campamento donde nos alimentamos y descansamos.

Para día viernes la excursión se ha realizado en un 50 por ciento, ahora el descenso comienza desde la cumbre del Roraima hasta el "lejano" Paraitepuy.

Dedicada al grupo de Excursion del Roraima 2008. ¡¡¡¡

El camino es más duro, el cuerpo ha sido sometido por 5 días a fuertes jornadas físicas y la bajada podría ser peligrosa. En un solo recorrido de un promedio de 4 horas se llega al campamento Tek, donde se acampa para continuar el día siguiente entre 3 a 4 horas hasta la comunidad de Paraitepuy.

La excursión termina el día sábado 30 al llegar al pueblo de San Francisco de Yuruaní. Ese día parte del grupo toma camino rumbo a la ciudad de Caracas, mientras nosotros disfrutamos un poco más del cálido ambiente de las comunidades indígenas de la Gran Sabana.

“Al querer subir el gran Tepuy Roraima me sentía con ansiedad, al estar en su cima me quede callado, no habían palabras; que bueno fue estar en la cumbre por dos días, aunque me doy cuenta que no conocí "nada". Al bajar de ella lo hice velozmente, tan rápido sin casi voltear atrás, todo para no darme cuenta que subí o que tal vez ni he bajado..."

German Rojas


 
CONTACTO
Montañismo de Venezuela y el Mundo.
Se Reserva el derecho de autor Copyright © por Cúspides Venezuela 2008.